All posts in Asuntos fiscales y impuestos category

5 consejos para pymes en busca de financiación

Bizazalia aconseja pymes en busca de financiación

Bizalia aconseja pymes en busca de financiación

En los últimos años, en España la restricción del crédito a empresas ha sido una constante. Y ahora, parece que las entidades financieras vuelven a tener apetito de otorgar financiación, están lanzando nuestras campañas para empresas ya que realmente, la financiación no deja de ser la base de su negocio.

Compartir es bueno 🙂Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Adquisición

La Comisión Europea investiga a España por ventajas fiscales para la adquisición de empresas extranjeras

10/10/07 – Estefanía Pérez

La Comisión Europea (CE) ha iniciado una investigación formal sobre las ayudas estatales que reciben las empresas españolas para la compra de compañías extranjeras a partir de una disposición de la Ley del Impuesto sobre Sociedades. El portavoz de Competencia de la CE, Jonathan Todd, ha explicado a Noticias.com que el Ejecutivo comunitario ya ha requerido “en dos ocasiones este año” información al Gobierno español, aunque “ninguna de ellas ha sido satisfactoria”.

A juicio de la Comisión, el régimen español parece establecer una excepción al sistema fiscal general. En concreto, al Ejecutivo comunitario le preocupa que el régimen confiera una ventaja a las empresas españolas a la hora de adquirir empresas extranjeras con respecto a la adquisición de otras empresas españolas, si bien la investigación “no prejuzga” la decisión definitiva de la Comisión. De todas formas, Todd ha asegurado que si la investigación concluye que existen este tipo de ventajas “podría requerir que España recuperara el dinero concedido”.

Particularmente la Comisión hace referencia a la compra de O2 por Telefónica, de Scottish Power por Iberdrola y las ofertas de Sacyr, Albertis y Cintra para la concesión de las autopistas en Francia, después de haber recibido varias preguntas de diputados del Parlamento Europeo (iniciadas por el escocés David Martin) referentes a estas adquisiciones, así como denuncias formales que sostienen que el régimen español es ilegal.

De hecho, Telefónica mantiene abierto otro proceso con la Comisión Europea, ya que el pasado mes de septiembre presentó oficialmente ante el Tribunal de Primera Instancia de las Comunidades Europeas un recurso en el que solicita la anulación o la reducción de la multa de 151,87 millones de euros que le impuso el Ejecutivo comunitario en julio pasado por abuso de posición dominante en el mercado de banda ancha entre 2001 y 2006.

La evaluación inicial de la Comisión ha suscitado dudas en torno a si las empresas españolas que adquieran empresas extranjeras obtendrían una “ventaja selectiva, lo que podría falsear la competencia”. De hecho, el Ejecutivo europeo denuncia que España no notificó el régimen de ayudas a la Comisión antes de su aplicación.

Incentivos fiscales para la internacionalización

El artículo 12, apartado 5, de la Ley del Impuesto sobre Sociedades española establece que, desde el 1 de enero de 2002, las empresas españolas pueden amortizar el fondo de comercio financiero que resulta de la adquisición de participaciones significativas, es decir, de más del 5%, en empresas extranjeras durante los veinte años siguientes a la adquisición, sin que resulte necesario adquirir su control.Joan Buscà, abogado especializado en régimen fiscal, aclara que con este sistema la empresa española tenía una ventaja fiscal para comprar compañías extranjeras del 25% sobre el total de la inversión realizada. De todas formas, con la entrada en vigor este año de la nueva Ley del Impuesto sobre Sociedades, esta deducción va a ir decreciendo durante los próximos cuatro años “hasta que desaparezca totalmente”.

Sin embargo, Buscà no cree que sea positiva una desaparición total de estas ayudas, en el sentido de que “la pyme necesita incentivos para su internacionalización”. Por ello, “desde el sector empresarial” se está pidiendo que se mantengan estos incentivos para salir al exterior de la Unión Europea. “Entendemos que no puedan mantenerse para Europa, al ser un mercado único, pero sí para el resto de mercados”.

Compartir es bueno 🙂Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

La Empresa en tiempos de crisis. Recuperación de los impuestos de los clientes morosos o insolventes

En estos tiempos de crisis que estamos viviendo es importante conocer las posibilidades de recuperar los impuestos correspondientes a posibles ventas efectuadas a clientes que luego no pagan las deudas que tienen con la empresa.

Así, debemos saber que si un cliente no nos paga lo que nos adeuda, existen determinadas fórmulas para recuperar los impuestos pagados o, al menos, para no pagar impuestos por unas ventas que no han sido cobradas. Para ello hay que contemplar tanto el IVA como el Impuesto sobre Sociedades o el IRPF.

En cuanto al IVA, tal y como te explicamos en otro artículo de nuestra guía, existen fórmulas para recuperar el IVA de clientes que no pagan sus deudas por entrar en situaciones de insolvencia o quiebra (ahora denominadas concurso).

Desde el punto de vista del Impuesto sobre Sociedades o el IRPF, con carácter general, serán deducibles las pérdidas por deterioro de los créditos derivadas de las posibles insolvencias de los deudores. Es decir, si un cliente no nos paga, podemos anular la venta por medio de una pérdida por deterioro del crédito.

Para ello es necesario que a 31-12 se dé alguna de las siguientes circunstancias:

a. Que haya transcurrido el plazo de seis meses desde el vencimiento de la obligación de pago y no se haya pagado

b. Que el deudor esté declarado en situación de concurso.

c. Que el deudor esté procesado por el delito de alzamiento de bienes.

d. Que haya una reclamación judicial.

Por el contrario, no serán deducibles las pérdidas, salvo que exista un procedimiento arbitral o judicial, que afecten a los siguientes créditos:

1. Los de organismos públicos.

2. Los de entidades de crédito.

3. Los garantizados mediante hipoteca o seguro de crédito o caución.

5. Los que hayan sido objeto de renovación o prórroga expresa.

Tampoco serán deducibles las pérdidas por impagos de personas o entidades vinculadas con el acreedor, salvo en el caso de insolvencia judicialmente declarada.

Además, con ciertas condiciones, las PYMES pueden deducirse un 1% de saldo de deudores que tengan a final de año.

En definitiva, la Ley autoriza a no pagar impuestos por todos aquellos créditos sobre los que existan dudas razonables de que pueden acabar no cobrándose.

Compartir es bueno 🙂Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Hoy finaliza la campaña más polémica del impuesto de sociedades

Hoy empiezan oficialmente las vacaciones para los asesores fiscales. A las doce de la noche concluye la campaña del impuesto de sociedades más conflictiva que se recuerda en mucho tiempo. Hasta esa hora, las empresas pueden enviar a través de internet su declaración. Los efectos de la aplicación del nuevo Plan General Contable han provocado grandes quebraderos de cabeza y muchas dudas acerca de cómo rellenar el nuevo formulario del tributo. Si ello no fuera bastante, hasta el 30 de mayo, los asesores fiscales no vieron publicado en el BOE el nuevo modelo 200 del impuesto, que incluye los cambios derivados por la nueva contabilidad.

De hecho, Hacienda habilitó, de forma extraordinaria, los teléfonos de ayuda durante este fin de semana para resolver las últimas dudas de los contribuyentes. Se calcula que en torno a 1,2 millones de empresas están obligadas a presentar la declaración. Hasta el jueves, 850.000 compañías ya habían cumplido con sus obligaciones fiscales.

A buen ritmo

Hacienda defiende que el ritmo es similar al de otros años ya que las empresas suelen apurar los plazos. En cualquier caso, fuentes tributarias aseguran que este año serán “más flexibles” por las novedadess flexibles” por las novedades que incorpora el tributo.

La campaña del impuesto de sociedades -que grava los beneficios empresariales- se inició el pasado primero de julio con duras protestas por parte de asesores fiscales, que reclamaron una moratoria que Hacienda no concedió. Aquellas empresas que aún no hayan enviado la declaración, todavía pueden aclarar cualquier duda en el teléfono de atención tributaria 901 335 533 y en el de apoyo informático 901 200 347.

Compartir es bueno 🙂Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

España se queda sola en su rechazo a las rebajas fiscales contra la crisis

Los incentivos tributarios de otros países no se esperan en España: por el contrario, se elevan algunos impuestos, se cuestionan deducciones, y se descarta la rebaja sensible de cotizaciones.

España no parece dispuesta a ceder a las peticiones de rebajas fiscales para impulsar el empleo. El enfrentamiento con la patronal ha dejado constancia de su negativa a cualquier medida que, como la rebaja de las cotizaciones solicitada por CEOE, pueda suponer un recorte del margen de gasto de Zapatero.

El plan del Gobierno pasa actualmente por eliminar la deducción por vivienda a partir de 2011, por someter a revisión los impuestos que hagan falta para mantener la recaudación, por no reducir más la deducción por I+D+i, y, eso sí, por anunciar una rebaja de Sociedades sólo para las pymes que hayan mantenido el empleo, de la que nada más se ha vuelto a saber tras el Debate del Estado de la Nación.

Incluso las que fueron medidas de reclamo electoral, como el cheque 400 euros, penden de un hilo: el Gobierno asume que debe analizar su viabilidad o posible retirada.

España, así, parece empeñada en quedarse en una isla de altos costes fiscales. En el resto del mundo avanzan los planes de estímulo, y, fuera de las fronteras nacionales, sí se atisban incentivos tributarios que puedan amortiguar la posible subida de impuestos que deban afrontar en un futuro próximo las grandes economías para salir de la crisis.

– Alemania. Los cambios implican recuperar el método de amortización por porcentaje constante para el inmovilizado material adquirido entre 2009 y 2011. Se ha limitado la deducibilidad de intereses, pero, a cambio, se reduce la carga tributaria total que recae sobre empresas y personas físicas por medio del incremento del mínimo exento de tributación, un cambio en la progresión de las tarifas y la reducción en un punto del tipo mínimo (queda en el 14%).

– Francia. Quiere rebajar 8.000 millones a las empresas a partir de 2010, con el objetivo de evitar cierres de fábricas. Para ello, se eliminará la llamada «tasa profesional», que cobran todos los ayuntamientos a las empresas ubicadas en su término municipal.

– Portugal. Reducirá el Impuesto de Sociedades del 25% al 12,5% para parte de las empresas, frente al 25% español. Beneficiará al 80% de pymes.

– Reino Unido. Se ha adoptado la exención sobre dividendos percibidos por empresas británicas que provengan de sociedades residentes o no residentes, y la compensación de bases imponibles negativas con beneficios de ejercicios anteriores, hasta el límite de 50.000 libras.

Francia y Portugal han arrinconado a España al lanzar rebajas fiscales a las empresas

También se ha lanzado una reducción temporal del IVA, desde el 17,5% hasta el 15%. Eso sí, en el IRPF, a partir de abril de 2010, se elevará el tipo máximo al 50% para rentas superiores a 150.000 libras, además de que se eliminarán parte de las deducciones para rentas superiores a 100.000 libras.

– EEUU. Pese a su aviso de incremento fiscal a las capas más altas, ha incluido rebajas. Se han introducido incentivos fiscales a la inversión en renovables, y se amplía en un año el periodo de aplicación de la norma que permite la amortización acelerada del 50% del valor de determinados activos cuya puesta en funcionamiento sea anterior a 2010. Por otro lado, se instaura un crédito fiscal reembolsable para 2009 y 2010 con el límite de 400 dólares para individuos y 800 dólares para familias.

Se eleva el crédito máximo para la adquisición de primera vivienda a 8.000 dólares y se amplía el plazo para beneficiarse del crédito hasta el 30 de noviembre de 2009. Entre el resto de propuestas figura la subida fiscal para las rentas más altas. A cambio, para las empresas, se estudia que desde 2011 no puedan deducir los gastos asociados a sus inversiones en el extranjero (a excepción de I+D), hasta que los beneficios derivados de ellas sean gravados en EEUU.

– China. Destaca la reforma del IVA, que deja de gravar la producción para recaer sobre el consumo. Esta reducción se ha concretado, entre otros aspectos, en la posibilidad de que las empresas chinas recuperen el impuesto pagado por la adquisición de activos fijos. La reforma incluye bajar el IVA a los contribuyentes de menor renta, desde el 6%, en supuestos de fabricación, ó 4%, para actividades de distribución, hasta el 3%.

– Brasil. Se ha convertido en un ejemplo claro de apuesta por la rebaja fiscal. Se cambia el Impuesto sobre Operaciones Financieras, que grava la entrada y salida de divisa: se reduce al 0% para transacciones en moneda extranjera relacionadas con inversiones realizadas por foráneos en el mercado financiero y de capitales de Brasil.

El mismo tipo, del 0%, queda para las transacciones extranjeras relacionadas con el otorgamiento de préstamos y pago de intereses al exterior. Se ha adoptado un plan para promotores con una reducción del tipo del 7% al 6% sobre los beneficios brutos que provengan de la venta de los inmuebles.

– India. Impulsa la reducción de Impuestos Especiales, que incluye la rebaja del Impuesto sobre el Valor Añadido. Los tipos aplicables a los derechos arancelarios bajan. Baja del 12% al 10% el Impuesto sobre los Servicios para todas las categorías de servicios y se amplían los supuestos en que los exportadores pueden conseguir la devolución del impuesto pagado.

Últimas medidas

– ¿Habrá subidas fiscales? «Todas las opciones están abiertas», responde Hacienda.

– Las últimas medidas: subir impuestos a las gasolinas y el tabaco, y suprimir las deducciones por compra de vivienda. Zapatero rechaza una fuerte rebaja de cotizaciones y extender la reducción de Sociedades.

Compartir es bueno 🙂Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

La deuda aplazada a la Seguridad Social y Hacienda supera los 16.500 millones

La falta de liquidez y las dificultades económicas han disparado el importe de los aplazamientos que los contribuyentes solicitan a la Agencia Tributaria, que ascendieron a 9.580 millones en 2008, un 63% más que el año anterior. A esta cifra hay que sumarle las solicitudes realizadas a la Seguridad Social para dilatar el pago de cuotas, que suman 7.000 millones hasta junio.

Jaume Viñas – Madrid – 07/08/2009

Los datos de la memoria de la Agencia Tributaria que Hacienda publicó ayer reflejan los problemas de tesorería que sufren las empresas. En 2008, 656.000 compañías pidieron retrasar el pago de su deuda con Hacienda, un 30% más que el año anterior. Sin embargo, la principal diferencia respecto a ejercicios pasados es el importe que solicitaron aplazar, que ascendió a 9.500 millones, el nivel más alto de la historia y un 63% más que en 2007.

“El deterioro económico incide sobre los ingresos desde distintos ángulos y, en particular, la necesidad de liquidez y las dificultades financieras de las empresas han provocado un fuerte incremento de aplazamientos de deudas tributarias”, sostiene la memoria. En los meses de noviembre y diciembre de 2008, las empresas pidieron aplazar 4.200 millones. Es decir, en la parte final del año se registraron casi la mitad de aplazamientos de todo 2008.

En el primer trimestre de este ejercicio, los aplazamientos ya superaron los 3.000 millones. Y la cifra no cesa de aumentar. Entre otros motivos, porque el Gobierno aprobó ampliar de 6.000 a 18.000 euros el límite para retrasar deuda sin necesidad de presentar ningún aval o garantía. Según los datos del Gobierno, esta reforma supone que Hacienda concede sin aval el 95% de las peticiones para postergar deuda que le llegan.

Por otra parte, hasta junio, las empresas solicitaron demorar el pago de unos 7.000 millones en cuotas a la Seguridad Social. De hecho, se destinaron 8.000 millones del Fondo de Reserva de las pensiones para hacer frente a dichos aplazamientos, una cifra que se obtendrá antes de finalizar el año. Una vez alcanzado ese nivel, la Seguridad Social será mucho más estricta a la hora de conceder nuevos retrasos.

La Agencia Tributaria, en cambio, sigue una política más flexible. La mayor parte de las peticiones para dilatar el pago de la deuda fiscal se conceden. El impuesto de sociedades y el IVA suelen acaparar la mayoría de solicitudes de aplazamiento. Las compañías también pueden pedir postergar el pago de las retenciones del IRPF. Aun así, en estos casos, la empresa debe justificar que ese gasto comprometerá su capacidad productiva o los puestos de trabajo. Por regla general, era muy difícil que Hacienda concediera este tipo de demoras, sin embargo, con la crisis, la Administración ha variado su postura.

Para solicitar un aplazamiento, las empresas deben entregar toda la documentación que sirva para justificar la necesidad de retrasar el pago. Entonces, la Administración comprueba si existen problemas reales de tesorería. Además, antes de otorgar o rechazar un aplazamiento, se comprueba el expediente fiscal de la compañía para saber si tiene otras deudas pendientes.

Los ingresos por delito fiscal caen un 42%

Los ingresos de Hacienda por delito fiscal ascendieron a 500 millones de euros, un 42% menos que el año anterior. Sin embargo, la recaudación directa por actuaciones de control de Hacienda -que no tienen consideración de delito- alcanzó los 6.518 millones de euros, casi un 10% más que en 2007.

Los inspectores, hasta 2008, se centraban en el sector inmobiliario. Sin embargo, la crisis ha provocado que el número de contribuyentes inspeccionados de la construcción pasase de 8.500 en 2007 a un total de 7.700 en 2008.

Aun así, la deuda liquidada en el sector inmobiliario se ha incrementado un 7,5%. Hacienda ha ingresado 1.315 millones por actuaciones de inspección en el sector inmobiliario. Aunque buena parte de este dinero corresponde a investigaciones iniciadas años atrás. Más allá de la construcción, la Agencia Tributaria inspeccionó en 2008 a 25.000 contribuyentes.

Un 5% de intereses

Pedir un aplazamiento conlleva un coste financiero. Se aplica el llamado tipo de interés de demora, que actualmente se encuentra en el 5%. Hasta el pasado mes de abril se situaba en el 7%, pero el Gobierno accedió a modificarlo ante las presiones empresariales.

Compartir es bueno 🙂Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+
2015 Bizalia