Comprar una empresa: objetivos y sueños

En los últimos años han aparecido miles de empresas nuevas. En mucho casos se trata de directivos con experiencia que quieren dar un salto en su carrera y empezar una empresa propia.
Todos tienen una cosa en común: el objetivo de hacer realidad el sueño de tener un trabajo propio, sin tener ningún jefe. Esto coincide con la tendencia demográfica de envejecimiento que podremos observar en los próximos año reflejado en un gran número de empresas en venta. Esto crea miles de oportunidades para todos aquellos que tengan un sueño empresarial y que quieran crecer a través de empresas ya existentes.

La adquisición de una empresa no es una transacción que se hace en un momento. Es la culminación de un largo proceso en el que las decisiones a veces exigen una relación directa entre comprador y vendedor, para cumplir con los objetivos de ambos. Estos objetivos deben ser claros y viables.  A veces el final de esta trayectoria puede ser difusa, pero es parte de la magia de la compra de un negocio, es una experiencia emocionante e intensa.

Autoconocimiento 

Nuestras metas y ambiciones se unen en una confrontación con el posible comprador. Es diferente si los planes de adquisición se deben a que ves oportunidades comerciales y quieres desarrollarlas o si hay un descontento con la situación de empleo y quieres trabajar de manera independiente y autónoma. La primera pregunta crítica que debes responder es: “¿Soy un emprendedor?”. Seguido de la pregunta: “¿Qué factores son característicos de la iniciativa empresarial de éxito”

¿Qué quiero? 

Si vas a adquirir la empresa familiar o una empresa en la que ya has trabajado lo tienes más fácil. Ya sabes lo que quieres y lo que tendrás. Pero la mayoría de emprendedores han de iniciar una búsqueda hacía su futuro negocio, y para ello se necesitan los instrumentos  para liderar la búsqueda de una empresa en la dirección correcta: un perfil de búsqueda y buenos consejeros.

Hay que trazar una línea entre lo que se hace y lo que se quiere. Mediante la aplicación de criterios que una empresa debe cumplir, se puede crear una imagen bastante clara de lo que el comprador tiene en mente. Estos criterios son los siguientes:

• La industria o sector
• La ubicación / región
• El tipo de negocio
• La cultura de la empresa
• La vida útil de la empresa
• El tamaño de la empresa
• El ámbito financiero (interno al comprador)

Si estás buscando un apoyo externo en tu búsqueda puedes dirigirte a asesores especializados en adquisición. Por lo general, actúan en nombre de los vendedores de negocios y buscan un comprador adecuado. Suelen tener su propia base de datos de empresas y tener contacto con otros intermediarios para compartir los datos de archivo. Los asesores de adquisición no son baratos y tienen alérgia a los aventureros con expectativas poco realistas. Una buena historia y conocimientos previos sobre las propiedades es imprescindible.

Berrie Abelen

 

Compartir es bueno 🙂Share on LinkedIn0Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0
Ga terug naar het overzicht

Geef uw reactie

2015 Bizalia