Volver al resumen

¿Quieres que la relación con tu enseña sea perfecta?

Entusiasmo absoluto, inquietud, decepción y vuelta a empezar. Como en los buenos matrimonios, éstos son algunos de los estados ineludibles por los que pasa toda relación de franquicia. Superarlos es posible si ambos socios conocen con antelación los momentos críticos. La teoría del Factor E. los ha identificado.Centro comercial Arroyo de la Vega, Alcobendas (Madrid). Paula Castejón, directora de Expansión de la central de franquicias Re-imagina, se enfrenta a lo que ella califica como su prueba de fuego. 'En la primera reunión con el nuevo franquiciado de La Mafia se Sienta a la Mesa (una de sus enseñas de restauración), nos pedía autorización para ofrecer menú del día', explica Castejón. No era la primera vez que un franquiciado lo solicitaba (la enseña no permite esa oferta), pero lo que preocupó a Paula es que un nuevo franquiciado comenzara la reunión con condiciones previas. 'Esto puede ocurrir más tarde, pero no es habitual al principio', explica. Condenados a entenderseLa relación entre franquiciador y franquiciado tiene unas pautas de comportamiento comunes que el gurú americano Greg Nathan ha bautizado como la teoría del Factor E. Gráficamente, muestra una curva que representa la evolución de la confianza entre la central y su franquiciado. 'Se llama así porque cada uno de los estadios de esta relación recibe un nombre en inglés que termina en E', aclara Santiago Barbadillo, director general de la consultora Barbadillo y Asociados. En este reportaje, te desmenuzamos los detalles de cada una de estas fases. Así podrás averiguar en cuál de ellas te encuentras.