Los impagos de deuda de las empresas baten récords hasta junio

Los impagos de las empresas alcanzan cotas récord en el mundo. Las suspensiones anunciadas en el semestre por las empresas que cuentan con calificación crediticia superan ya en un 35% las de todo 2008 y sumaron 289.000 millones, a apenas 8.830 millones del récord anual absoluto registrado en 2008.

La caída mundial del consumo pasa su factura en las principales compañías del mundo. El número de impagos de las empresas que disponen de ratings crediticios en el primer semestre se incrementó en un 35% con respecto a todo el ejercicio 2008, según los datos de la agencia de calificación de riesgos Standard & Poor’s. Si el año pasado concluyó con 126 suspensiones, la cifra en tan solo seis meses de 2009 ha alcanzado ya los 170 casos. De mantenerse este ritmo, los guarismos de este ejercicio no tendrán dificultad alguna en superar el récord absoluto de 229 impagos establecido en 2001, con la resaca del estallido de la burbuja tecnológica.

Y no sólo eso. El volumen de deuda afectado por las suspensiones de pagos alcanzó a finales de junio los 416.900 millones de dólares (289,98 millones de euros al cambio de ayer), una cifra que se sitúa a apenas 8.830 millones del récord histórico registrado en todo 2008. Cada empresa que se declaró insolvente en lo que va de 2009 presentaba de media una deuda de 1.705 millones.

Las cifras globales de 2009 se han visto afectadas por el peso que han tenido los procesos concursales de General Motors y de Chrysler, que han supuesto cerca de la mitad de la deuda afectada.

El segundo trimestre del ejercicio ha sido algo peor que el primero. En este periodo fueron 108 compañías las que se declararon incapaces de hacer frente a sus pagos, frente a las 62 de los primeros tres meses.

Para el resto del año y para el primer semestre de 2010, la agencia de calificación Moody’s prevé que las tasas más altas de impagos se den en el sector europeo de bienes de consumo duraderos y en la industria estadounidense de motor. Como es obvio, la mayor parte de los impagos se producen en compañías que presentan una calificación crediticia que desaconseja su inversión (también conocidas como bono basura). La ratio de impagos aquí alcanzó su máximo de los últimos 77 meses, con un 8,25%.

Para Moody’s, eso sí, la situación es algo mejor para las empresas con calificación de bono basura, dado que se ha estrechado la prima de riesgo que se paga por este tipo de deuda, además de que se ha “reabierto” este mercado, lo que permite a muchos emisores refinanciar su deuda.

Las cifras que maneja Standard & Poor’s se refieren únicamente a las compañías que cuentan con calificación crediticia, para lo cual han de tener un tamaño mínimo. La cifra total de empresas que ha tenido que suspender pagos es, por ello, mucho mayor. Sólo en España, un total de 3.285 empresas y familias se han visto obligadas a declararse insolventes, según los datos publicados el miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De ellos, 1.727 corresponde al segundo trimestre del año y 1.558 a los tres primeros meses de 2009. Es decir, entre marzo y junio se han producido casi el triple que en el mismo periodo de 2008. Y en sólo seis meses se han superado todos procedimientos concursales de 2008, cuanto se produjeron 2.902.

GM y Chrysler impulsan la cifra global de quiebras

La industria del motor en EE UU ha sido de gran ayuda para lograr que la cifra global de insolvencias esté en máximos en lo que va de 2009. Sólo General Motors y Chrysler juntos copan algo menos de la mitad de los 289.980 millones de euros de deuda impagada registrada al cierre del primer semestre.

El 1 de junio, General Motors se declaró insolvente en lo que se convirtió en la principal suspensión de pagos industrial de la historia, con un pasivo aproximado de 121.000 millones de euros. Pocas semanas antes, Chrysler había tenido que solicitar la ayuda del Gobierno de Barack Obama tras ser incapaz de sobrellevar su pasivo de 6.000 millones con su nivel de ingresos.

Estos dos nombres sólo son los más importantes de una larga lista de procedimientos concursales dentro de la industria de la automoción en el primer semestre. Los fabricantes de componentes Visteon y Metaldyne se declararon insolventes a finales de mayo. Posteriormente, a principios de julio, Lear, la segunda empresa del sector auxiliar por volumen de negocio, se declaró en suspensión de pagos para poder reajustar su estructura al negocio actual. Paradójicamente, todo parece indicar que Delphi saldrá en breve del concurso en el que entró en 2005.

La cifra

1.705 son los millones de euros de deuda que de media presentaron las 170 empresas que se declararon insolventes en el primer semestre.

Compartir es bueno 🙂Share on LinkedIn0Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0
Ga terug naar het overzicht

Geef uw reactie

2015 Bizalia