El régimen de la transmisión voluntaria “inter vivos” de las participaciones sociales

Artículo publicado por Amparo González de la Iglesia, abogada experta en Derecho Mercantil en el portal creaciondempresas.com.

La sociedad limitada se configura como un tipo cerrado, en el que las participaciones sociales tienen restringida su transmisión, a diferencia de la libre transmisibilidad de acciones que caracteriza la sociedad anónima.

Centrándonos, pues, en la sociedad limitada, hemos de tener en cuenta que gozamos de cierta libertad para, a través de los estatutos, dotarnos de un régimen de transmisibilidad propio, siempre que respetemos la doble limitación que impone la ley: las participaciones no pueden ser totalmente intransmisibles ni libremente transmisibles.

La transmisión de participaciones debe formalizarse en documento público para que surta efectos frente a la propia sociedad y frente a terceros. Esto significa que deberemos acudir al Notario o al Corredor de comercio para otorgar el documento correspondiente, y que únicamente podremos ejercer los derechos inherentes a las participaciones que adquiramos, cuando lo hayamos puesto en conocimiento de la sociedad, que está obligada, a través de su órgano de administración, a reflejar todo lo concerniente a la titularidad de las participaciones en el Libro registro de socios.

También es importante recordar que no se pueden realizar transmisiones de participaciones hasta que la constitución o, en su caso, la ampliación de capital ha sido inscrita en el Registro Mercantil.

Otra cuestión, apuntada al inicio, que nos interesa considerar es la relativa a que, salvo que nuestros estatutos dispongan otra cosa,- lo que no es habitual-, en la transmisión voluntaria “inter vivos” será de aplicación el régimen previsto en la ley, de manera que tendremos libertad para transmitir nuestras participaciones a cualquier socio, a nuestro cónyuge, ascendiente o descendiente o, incluso, a favor de sociedades pertenecientes al mismo grupo que la transmitente. Esta libertad suele convertirse en un problema en aquellos casos, nada infrecuentes, en los que uno de los socios transmite sus participaciones a su cónyuge resultando que finalmente se separa o divorcia, convirtiéndose esas participaciones en un bien litigioso y haciendo incluso inoperativa la propia sociedad.

Seguir leyendo en: http://www.creaciondempresas.com/articulos/pg/sociedades/007-200203-Transmision_intervivos_participaciones_sociales.asp

Compartir es bueno 🙂Share on LinkedIn0Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0
Ga terug naar het overzicht

Geef uw reactie

2015 Bizalia